Search:
Menopause Live - IMS Updates
InFocus

Date of release: 22 April, 2013 (Abril 22, 2013)

Depression, anxiety and somatic symptoms in peri- and postmenopausal women

Terauchi and colleagues [1] reported recently that, in Japanese peri- and postmenopausal women referred to a specialized Menopause Clinic for the treatment of climacteric symptoms, headaches were significantly associated with depression (odds ratio (OR) 1.49, 95% confidence interval (CI) 1.06–2.10), whereas nausea and numbness were significantly associated with anxiety (OR 1.65, 95% CI 1.15–2.39; OR 1.39, 95% CI 1.05–1.84; and OR 1.36, 95% CI 1.23–1.50, respectively). The analysis by Fisher’s exact test revealed that the prevalence of all the six somatic symptoms investigated (nausea, dizziness, numbness, muscle and joint pains, tiredness, and headaches), as well as night sweats was significantly higher in women with depression and anxiety. Although nausea, dizziness, numbness, tiredness, night sweats and depression diagnosed by the Hospital Anxiety and Depression Scale (HADS) showed a significant correlation with severe anxiety in the univariate logistic regression analysis, the only scores that were significant after adjustment in the multivariate logistic regression analysis with stepwise variable selection procedure were those for nausea (OR 1.65, 95% CI 1.15–2.39; p = 0.007), numbness (OR 1.39, 95% CI 1.05–1.84; p = 0.020), and depression (OR 1.36, 95% CI 1.23–1.50; p < 0.001). However, in contrast to all reports analyzing European and North American populations, there was no correlation between depression and the prevalence of hot flushes.

Depresión, ansiedad y síntomas somáticos en mujeres peri y postmenopáusicas

Terauchi y colegas [1] informaron recientemente que, en mujeres Japonesas peri y posmenopáusicas referidas a una clínica especializada de la menopausia para el tratamiento de los síntomas climatéricos, los dolores de cabeza se asociaron significativamente con la depresión (odds ratio (OR) 1.49, intervalo de confianza (IC) del 95% 1.06 a 2.10), mientras que las náuseas y el entumecimiento se asociaron significativamente con la ansiedad (OR 1.65, IC 95%: 1.15 a 2.39; OR 1.39, IC 95%: 1.05 a 1.84 y OR 1.36, IC 95%: 1.23 a 1.50, respectivamente). El análisis mediante la prueba exacta de Fisher reveló que la prevalencia de los seis síntomas somáticos investigados (náuseas, mareos, entumecimiento, dolores musculares y articulares, cansancio y dolores de cabeza), así como sudores nocturnos fue significativamente mayor en las mujeres que sufren de depresión y ansiedad. Aunque las náuseas, mareos, entumecimiento, fatiga, sudores nocturnos y la depresión diagnosticados mediante la Escala Hospitalaria de Ansiedad y Depresión (Hospital Anxiety and Depression Scale [HADS]) mostraron una correlación significativa con la ansiedad severa en el análisis de regresión simple, las únicos puntajes que fueron significativos después del ajuste en el análisis de regresión logística multivariada fueron náuseas (OR 1.65, IC 95%: 1.15 a 2.39; p = 0.007), entumecimiento (OR 1.39, IC 95%: 1.05 a 1.84; p = 0.020) y depresión (OR 1.36, IC 95%: 1.23 a 1.50; p < 0.001). Sin embargo, a diferencia de todos los informes que analizan poblaciones europeas y norteamericanas, no hubo correlación entre la depresión y la prevalencia de los sofocos.

Comment

This apparent contradiction concerning the association of hot flushes with depression between Caucasian and Japanese women can be solved, not by considering the symptom itself, but by its importance within the local ranking of climacteric symptoms.
 
Following the basic work of Margaret Lock and colleagues [2], it is well known that the clinical expression of the climacteric syndrome varies strongly between European/North American and Japanese women, most likely as a function of the respective cultural and ethnic background. Whereas almost two-thirds of European and North American postmenopausal women experience hot flushes [3, 4], reporting of hot flushes and night sweats is significantly lower in Japan [2, 5]. In Japan, the typical climacteric symptoms are part of the cultural construction ‘kônenki’ and ‘kônenki shôgai’ [2]. Kônenki includes, among other symptoms, headaches, shoulder stiffness, dizziness, nausea, numbness, insomnia, irritability and depression. On the other hand, in Japanese women, vasomotor symptoms are not counted among the leading climacteric symptoms: their prevalence is only between 5–10% [2] and 12% [5]. Therefore, in western cultures and in some industrialized Asian countries, the most important menopausal complaints are vasomotor symptoms, whereas, in Japan, headache, nausea and numbness belong to the core symptoms of ‘kônenki shôgai’. As a consequence, in Caucasian patients from the US [6] and Chinese patients from Taiwan [7], hot flushes and night sweats are significantly associated with depression and anxiety in peri- and postmenopausal women, whereas, in Japan, depression and anxiety are associated with headaches, nausea and numbness [1]. It is therefore concluded that depression and anxiety are significantly associated with the respective leading climacteric symptoms within each cultural entity. 
 
For both, Caucasian as well as Japanese women, assessment of underlying mood disorders is required for the optimal management of middle-aged women presenting with somatic symptoms belonging to the typical respective local pattern of the climacteric syndrome. Caucasian women who report greater anxiety (assessed with standardized anxiety tools) are also greatly affected by vasomotor symptoms but show greater therapeutic response to the treatment used for depression and anxiety (antidepressants, hypnotics, or estrogen) [8]. The same therapeutic advantage in greatly depressed or anxious Japanese women suffering from severe climacteric headaches, nausea and numbness would be expected, but still has to be demonstrated.

Comentario

Esta aparente contradicción sobre la asociación de los sofocos con la depresión entre mujeres caucásicas y japonesas se puede resolver, no considerando el síntoma en sí, sino por su importancia dentro de la calificación local de los síntomas climatéricos. Siguiendo el trabajo básico de Margaret Lock et al [2], es bien sabido que la expresión clínica del síndrome climatérico varía fuertemente entre Europeas/Norteamericanas y las mujeres japonesas, muy probablemente en función de los respectivos antecedentes culturales y étnicos. Mientras que casi dos tercios de las mujeres europeas y norteamericanas posmenopáusicas experimentan sofocos [3,4], la prevalencia de sofocos y sudoración nocturna es significativamente menor en Japón [2,5]. En Japón, los síntomas típicos del climaterio son parte de la construcción cultural "kônenki 'y' kônenki shogai" [2]. Kônenki incluye, entre otros síntomas, dolores de cabeza, rigidez en el hombro, mareos, náuseas, entumecimiento, insomnio, irritabilidad y depresión. Por otro lado, en las mujeres japonesas, los síntomas vasomotores no se cuentan entre los síntomas climatéricos principales: su prevalencia es sólo entre 5–10% [2] y 12% [5]. Por lo tanto, en las culturas occidentales y en algunos países asiáticos industrializados, las molestias de la menopausia más importantes son los síntomas vasomotores, mientras que, en Japón, dolor de cabeza, náuseas y entumecimiento pertenecen a los síntomas principales del 'kônenki shogai'. Como consecuencia de ello, en pacientes Caucásicas de los EE.UU. [6] y pacientes chinas de Taiwán [7], los sofocos y los sudores nocturnos se asocian significativamente con la depresión y la ansiedad en mujeres peri y posmenopáusicas, mientras que, en Japón, la depresión y la ansiedad se asocian con dolores de cabeza, náuseas y entumecimiento [1]. Por tanto, se concluye que la depresión y la ansiedad se asocian significativamente con los síntomas climatéricos líderes respectivos dentro de cada entidad cultural. Para ambas, mujeres caucásicas y japonesas, se requiere la evaluación de trastornos del estado de ánimo subyacentes para el manejo óptima de mujeres de mediana edad que presentan síntomas somáticos y pertenecen a los respectivos patrones locales típicos del síndrome climatérico. Las mujeres caucásicas que reportan mayor ansiedad (evaluada con herramientas estandarizadas de ansiedad) también se ven muy afectadas por los síntomas vasomotores, pero muestran una mayor respuesta terapéutica al tratamiento que se usa para la depresión y la ansiedad (antidepresivos, hipnóticos o estrógenos) [8]. Se esperaría la misma ventaja terapéutica en mujeres japonesas muy deprimidas o ansiosas que sufren de severos dolores de cabeza climatéricos, náuseas y entumecimiento, pero aún esto tiene que ser demostrado.

Martin Birkhäuser


Professor Emeritus for Gynecological Endocrinology and Reproductive Medicine, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Berne, Switzerland



    References

  1. Terauchi M, Hiramitsu S, Akiyoshi M, et al. Associations among depression, anxiety and somatic symptoms in peri- and postmenopausal women. J Obstet Gynaecol Res 2013 Feb 4. Epub ahead of print


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23379427

  2. Lock M, Kauder P, Gilbert P. Cultural construction of the menopausal syndrome: the Japanese case. Maturitas 1988;10:317-32.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3265758

  3. Stearns V, Ullmer L, Lopez JF, et al. Hot flushes. Lancet 2002;360:1851-61.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12480376

  4. Avis NE, Stellato R, Crawford S, et al. Is there a menopausal syndrome? Menopausal status and symptoms across racial/ethnic groups. Soc Sci Med 2001;52:34556.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11330770

  5. Obermeyer CM. Menopause across cultures. A review of the evidence. Menopause 2000;7:184-92.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10810964

  6. Joffe H, Hall JE, Soares CN, et al. Vasomotor symptoms are associated with depression in perimenopausal women seeking primary care. Menopause 2002;9:3928.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12439097

  7. Juang KD, Wang SJ, Lu SR, Lee SJ, Fuh JL. Hot flashes are associated with psychological symptoms of anxiety and depression in peri- and post- but not premenopausal women. Maturitas 2005;52:11926.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16186074

  8. Cohen LS, Pasciullo E, Joffe H. Anxiety predicts reduction in menopausal vasomotor symptoms with hormonal and non-hormonal treatments. Poster presented at the 2008 North American Menopause Society Annual Meeting; September 24-27, 2008; Orlando, FL, USA.





El siguiente comentario es una traducción de una contribución original en Inglés enviada a los miembros el Diciembre 17, 2012. La traducción ha sido gentilmente efectuada por el

Dr Sara Campana

Aumento de peso durante la transición de la menopausia: ¿qué viene primero, el huevo o la gallina?

Los datos del presente estudio fueron obtenidos de la base de datos del SWAN (Estudio de la Mujer en Todo el País), con la finalidad de enfocar la pregunta de si el aumento de peso precede o se presenta después de los cambios hormonales relacionados con la transición menopáusica [1]. La cohorte incluyó un total de 1528 mujeres con una edad promedio de 46 años que contaban con mediciones basales de la circunferencia a nivel de la cintura, el índice de masa corporal (IMC) y la medición de los niveles de hormona folículo estimulante sérica (FSH), hormona globulina transportadora de hormonas sexuales (SHBG), testosterona y estradiol al basal y luego a los 3, 6, y 9 años. El resultado de la medición del aumento de peso o de la circunferencia a nivel de la cintura versus los niveles hormonales fueron evaluados de la siguiente forma. Las relaciones secuenciales dinámicas entre las hormonas y la circunferencia a nivel de la cintura fueron examinadas utilizando modelados de ecuaciones estructurales. Específicamente, estas ecuaciones examinaron las siguientes tres relaciones longitudinales: (1) la asociación de los actuales valores hormonales y circunferencia a nivel de la cintura con sus respectivos valores futuros, (2) las asociaciones de la actual circunferencia a nivel de la cintura, con los valores hormonales futuros y (3) las asociaciones de los actuales valores hormonales con la futura circunferencia a nivel de la cintura. Los resultados indican que los cambios en la adiposidad y en la circunferencia a nivel de la cintura se producen durante y después de la transición de la menopausia. La circunferencia actual a nivel de la cintura predijo futuras disminuciones en la FSH y la SHBG y el aumento de la testosterona en suero. La circunferencia a nivel de la cintura predijo los niveles futuros del estradiol, mientras que los actuales niveles de estradiol fueron relacionados con un futuro aumento de peso. Ambas relaciones fueron dependientes del cambio en los niveles de estradiol, pero el resultado de lo primero fue mayor que el segundo [1].

Comentario

El presente estudio utiliza los datos del SWAN para determinar si los cambios en las hormonas esteroides sexuales preceden o son posteriores al aumento de peso en las mujeres perimenopáusicas. Los investigadores del SWAN habían previamente reportado que los niveles del estradiol, testosterona, FSH y SHBG se correlacionan significativamente con el IMC en la mujer perimenopáusica [2]. Las diferencias étnicas que se encontraron en estas hormonas fueron confundidas por las diferencias en el IMC entre los diferentes grupos étnicos [2]. Los resultados del presente trabajo indican que los cambios en la adiposidad y en circunferencia a nivel de la cintura se producen durante y después de la transición de la menopausia [1]. El nivel basal de la circunferencia a nivel de la cintura predijo una disminución de la FSH y la SHBG y el aumento en la testosterona sérica [1]. Los datos no indican que los cambios en FSH, SHBG, o testosterona causen, alteren o modifiquen la circunferencia a nivel de la cintura. Una disminución de la SHBG conjuntamente con el aumento de la testosterona ha sido observada previamente en mujeres obesas [3]. La obesidad con disminución de la SHBG y aumento de la androgenicidad (aumento de la testosterona sérica) ha sido relacionada con el desarrollo de enfermedad cardiovascular en la mujer [3-6]. La presentación de un nivel disminuido de FSH sérica en mujeres obesas ha sido reportada anteriormente [1], pero la explicación de este hallazgo se desconoce en la actualidad. El presente estudio propone que los niveles postmenopáusicos más altos de estradiol en mujeres obesas podrían ser los responsables de los bajos niveles de FSH. Los cambios en el estradiol sérico no estuvieron directamente relacionados con la obesidad, sin embargo se encontró una débil relación global con el aumento de la circunferencia a nivel de la cintura [1]. ¿Cuántas veces hemos oído a una mujer decir: "Estoy menopáusica y no he cambiado lo que como, pero he subido de peso?, Nuestra dieta y hábitos alimenticios probablemente contribuyen de manera significativa al aumento de peso [7,8]. La comercialización de los alimentos se basa en estudios de comportamiento de los consumidores y sus respuestas [8]. Se ha demostrado que el consumo de refrescos de cola azucarados aumenta el peso corporal en una proporción directa al número de factores genéticos identificados para obesidad [9]. Se ha relacionado a la menopausia con un aumento en el peso y cambios en la distribución de la grasa corporal [4]. Una revisión Cochrane ha concluido que "No hay evidencia de efecto alguno del estrógeno sin oposición, o del estrógeno combinado con progestágenos sobre el peso corporal y el aumento del IMC que se experimenta normalmente en el momento de la menopausia. Actualmente existe insuficiente evidencia que permita examinar los efectos de la TRH sobre la tasa cintura-cadera, la masa grasa o el espesor del pliegue cutáneo”[10]. Sin embargo, tanto los estudios transversales, como los longitudinales han mostrado un aumento de la adiposidad visceral [11]. Un método clínico simple para la determinación de la obesidad visceral es la circunferencia de cintura, que mide tanto la grasa subcutánea, como la visceral. La circunferencia a nivel de la cintura y el aumento de peso comienza antes de la menopausia, mientras que la masa corporal magra no cambia durante la transición de la menopausia [1,5]. La perimenopausia está relacionada con un rápido aumento de la masa grasa y la redistribución de la grasa al abdomen [4,11]. En mujeres Caucásicas, Afroamericanas y Asiáticas se han encontrado cambios significativos en la acumulación de la grasa visceral luego de la menopausia [4]. Se sabe que la grasa visceral es metabólicamente activa y que contribuye al desarrollo de la diabetes mellitus tipo 2 [5,11]. El estrógeno tiene una compleja interacción con el tejido adiposo y con otros cambios metabólicos en el cuerpo que aparentemente están involucrados en el desarrollo de enfermedad cardiovascular en las mujeres [11]. La implicación clínica es que el aumento de peso se inicia durante la transición de la menopausia y que la dieta y los patrones de comportamientos contribuyen de manera significativa [1,5,12]. Parece que existe relación entre los marcadores genéticos de la obesidad y el aumento de peso en las mujeres [9]. La contribución de la ganancia de peso y específicamente la grasa visceral, al desarrollo de enfermedad cardiovascular y resistencia a la insulina (diabetes mellitus tipo 2) es bien conocida [5]. El uso clínico de una dieta y asesoramiento no resultan tan efectivos para iniciar y mantener una pérdida de peso, por lo que debemos estar activamente buscando mejores tratamientos no quirúrgicos para tratar este problema [13,14]. En conclusión, la circunferencia al nivel de la cintura es un indicador válido para medir la adiposidad visceral. El presente estudio proporciona información científica de que el aumento de peso precede a los cambios en los niveles hormonales séricos. Otros datos implican que el aumento de peso y la adiposidad visceral, evaluada por la circunferencia a nivel de la cintura son problemas que requieren asesoramiento y una intervención activa para prevenir otros cambios metabólicos que podrían resultar en una enfermedad cardiovascular y diabetes mellitus.

David F. Archer

Professor of Obstetrics and Gynecology, Department of obstetrics and Gynecology, Eastern Virginia Medical School, Norfolk, Virginia, USA

References

  1. Wildman RP, Tepper PG, Crawford S, et al. Do changes in sex steroid hormones precede or follow increases in body weight during the menopause transition? Results from the Study of Womens Health Across the Nation. J Clin Endocrinol Metab 2012;97:E1695-704.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22723312

  2. Randolph JF Jr, Sowers M, Gold EB, et al. Reproductive hormones in the early menopausal transition: relationship to ethnicity, body size, and menopausal status. J Clin Endocrinol Metab 2003;88:1516-22.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12679432

  3. Tchernof A, Despres JP. Sex steroid hormones, sex hormone-binding globulin, and obesity in men and women. Horm Metab Res 2000;32:526-36.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11246820

  4. Davis SR, Castelo-Branco C, Chedraui P, et al. Understanding weight gain at menopause. Climacteric 2012;15:419-29.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22978257

  5. Lobo RA. Metabolic syndrome after menopause and the role of hormones. Maturitas 2008;60:10-18.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18407440

  6. Tschope W, Ritz E, Schellenberg B, Arab L, Schlierf G. Decreased plasma phosphate under hormonal contraceptives. Miner Electrolyte Metab 1984;10:88-91.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/6700566

  7. Caprio S. Calories from soft drinks do they matter? N Engl J Med 2012;367:1462-3.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22998341

  8. Cohen DA, Babey SH. Candy at the cash register a risk factor for obesity and chronic disease. N Engl J Med 2012;367:1381-3.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23050524

  9. Qi Q, Chu AY, Kang JH, et al. Sugar-sweetened beverages and genetic risk of obesity. N Engl J Med 2012;367:1387-96.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22998338

  10. Norman RJ, Flight IH, Rees MC. Oestrogen and progestogen hormone replacement therapy for peri-menopausal and post-menopausal women: weight and body fat distribution. Cochrane Database Syst Rev 2000:CD001018.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10796730

  11. Turgeon JL, Carr MC, Maki PM, Mendelsohn ME, Wise PM. Complex actions of sex steroids in adipose tissue, the cardiovascular system, and brain: Insights from basic science and clinical studies. Endocr Rev 2006;27:575-605.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16763155

  12. Farley T, Just DR, Wansink B. Clinical decisions. Regulation of sugar-sweetened beverages. N Engl J Med 2012;367:1464-6.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22998342

  13. Mingrone G, Panunzi S, De Gaetano A, et al. Bariatric surgery versus conventional medical therapy for type 2 diabetes. N Engl J Med 2012;366:1577-85.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22449317

  14. Schauer PR, Kashyap SR, Wolski K, et al. Bariatric surgery versus intensive medical therapy in obese patients with diabetes. N Engl J Med 2012;366:1567-76.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22449319

  15. Ver comentario completo »