Search:
Menopause Live - IMS Updates
InFocus

Date of release: 13 August, 2012 (Agosto 13, 2012)

Memory symptoms during the menopausal transition


Memory complaints are relatively common during midlife. Depending on how the question is asked, more than half of midlife women will endorse problems with memory, and many will indicate that poor memory carries over to their daily function [1-4]. A major concern of patients and their physicians is that forgetfulness, poor concentration, or simply just fuzzy thinking might portend more serious cognitive impairment in the years to come. Among midlife women, a related question is whether their memory symptoms are caused by hormonal fluctuations or hormonal loss associated with the menopausal transition and postmenopause.  


 


In the July issue of Menopause, Weber and her colleagues [4] report findings on 75 midlife women. They examined the relation between memory complaints and cognitive performance on a comprehensive battery of neuropsychological tests, and the relation with serum estradiol levels. These women, who were aged 40–60 years, were asked to rate their memory with the 64-item Memory Function Questionnaire (MFQ). Their answers were analyzed according to total score as well as factors related to Frequency of Forgetting, Seriousness of Forgetting, Retrospective Functioning (current memory relative to past memory), and Mnemonics Usage. Self-rated mood was assessed with the Beck Depression Inventory.


 


About two-thirds of women in this analysis reported at least some degree of memory loss, and a quarter endorsed symptoms of mild to moderate depression. The relation between the two was highly significant (r = -0.53 for the total MFQ score and the Beck Depression Inventory, p < 0.001), as was the association between MFQ and a measure of anxiety (r = -0.33, p = 0.003). There was no significant relation, however, between the MFQ or MFQ factors and objective measures of memory. For example, the correlation (r) between total MFQ and delayed recall on a list-learning task was only 0.05 (p = 0.7).  


 


A very interesting finding emerged when other aspects of cognition were examined. One of the neuropsychological tests, Letter-Number sequencing, required the mental manipulation of letters and numbers read aloud to study participants, who then had to rearrange these in numerical and alphabetical order. This complex attentional task implicates brain processes involved in the temporary maintenance and manipulation of information. The association with the total MFQ was significant (r = 0.28, p = 0.015), as were associations with Frequency and Seriousness of Forgetting. Another attentional task, which depended heavily on vigilance, correlated with Frequency of Forgetting, and Weber and colleagues conclude that ‘memory complaints in the menopausal transition may reflect true difficulties with attentionally mediated cognitive processes’ (p. 735). The estradiol level was not significantly correlated with the MFQ or with objective measures of memory or attention. Study limitations include the cross-sectional nature of the analyses and the absence of correction for multiple comparisons.

Síntomas de la memoria durante la transición menopáusica

Los problemas de memoria son relativamente comunes durante la mediana edad. Dependiendo de cómo se hace la pregunta, más de la mitad de mujeres de mediana edad tendrán problemas con la memoria, y muchas de ellas indican que la mala memoria se traslada a su función diaria [1-4]. Una de las principales preocupaciones de las pacientes y sus médicos es que la falta de memoria, falta de concentración, o simplemente pensamiento confuso podrían presagiar mayor deterioro cognitivo en los próximos años. Entre las mujeres de mediana edad, una pregunta relacionada es si es que sus síntomas de memoria son causados por las fluctuaciones hormonales o la pérdida hormonal asociada a la transición a la menopausia y la postmenopausia. En la edición de julio de Menopausia, Weber y sus colegas [4] informan sobre los resultados de 75 mujeres de mediana edad. Se examinó la relación entre las quejas de memoria y el rendimiento cognitivo con una amplia batería de pruebas neuropsicológicas, y la relación con los niveles séricos de estradiol. A estas mujeres, que tenían entre 40–60 años, se les pidió que calificaran su memoria con el Cuestionario de Función de Memoria de 64-ítems (MFQ). Sus respuestas fueron analizadas según la puntuación total, así como los factores relacionados con la frecuencia del Olvido, La seriedad del olvido, Funcionamiento Retrospectivo (memoria actual en relación a la memoria del pasado), y uso de mnemotécnicos. La autopercepción del estado de ánimo se evaluó con el Inventario de Depresión de Beck. Alrededor de dos tercios de las mujeres en este análisis informaron al menos de algún grado de pérdida de memoria, y una cuarta parte indicó síntomas leves a moderados de depresión. La relación entre ambos fue muy significativa (r = -0.53 para la puntuación total MFQ y el Inventario de Depresión de Beck, p < 0.001), así como la asociación entre MFQ y una medida de ansiedad (r = -0.33, p = 0.003). No hubo relación significativa, sin embargo, entre el MFQ o factores MFQ y medidas objetivas de memoria. Por ejemplo, la correlación (r) entre MFQ total y memoria diferida en una lista de tareas de aprendizaje sólo fue 0.05 (p = 0.7). Un hallazgo muy interesante surgió cuando otros aspectos de la cognición fueron examinados. Una de las pruebas neuropsicológicas, secuenciación de letras y números, requirió la manipulación mental de letras y números leídos en voz alta a los participantes del estudio, quienes tuvieron que reorganizar estos en orden numérico y alfabético. Esta tarea atencional compleja involucra procesos cerebrales implicados en el mantenimiento temporal y la manipulación de información. La asociación con el MFQ total fue significativa (r) = 0.28, p = 0.015), así como las asociaciones con la frecuencia y gravedad de olvido. Otra tarea atencional, que dependía en gran medida de vigilancia, se correlacionó con la frecuencia de olvido, y Weber y sus colegas concluyen que "las quejas de memoria en la transición menopáusica puede reflejar dificultades reales con los procesos cognitivos mediados por atención” (p. 735). El nivel de estradiol no se correlacionó significativamente con la MFQ o con medidas objetivas de la memoria o la atención. Las limitaciones del estudio incluyen la naturaleza transversal del análisis y la ausencia de corrección para comparaciones múltiples.

Comment

Findings of Weber and colleagues [4] complement those recently reported by Australian investigators [3]. Among midlife women in the sample of Schaafsma and colleagues [3], memory complaints were associated with poorer attentional skills, as assessed by reaction time tasks. The authors also found cross-sectional associations with poorer memory. Together, the two studies indicate that subjective memory impairment at midlife may reflect objective cognitive impairment, which is more consistently related to attention than to other aspects of cognitive function.   
 
In the analyses of Weber and colleagues, memory symptoms were more strongly linked to low mood than to any other variable. This association is consistent with that reported in older adults and is thus perhaps not surprising. Moreover, depression can impair cognitive performance, and it can lower the perception of one’s cognitive performance.  
 
The absence of a strong link to objective memory loss is reassuring. Although a clear relation between abnormal memory in midlife and dementia risk has not been established, in older adults memory decline beyond that expected on the basis of usual aging is a significant predictor [5,6]. Modest cognitive declines in domains apart from memory appear to carry less significance. 
 
In the Seattle Midlife Women’s Health Study, forgetfulness or difficulty concentrating was closely related to hot flushes, anxiety, depressed mood, perceived stress, perceived health, or sleep disruptions [1]. Physicians confronted with the issue of subjective memory loss during the menopausal transition and early postmenopause should keep in mind that there may indeed be problems with attentional abilities. They should also consider that dementia during midlife is rare; subjective memory loss is common (and is confined neither to midlife nor to women). There is no evidence of objective memory loss across the natural menopause transition (surgical menopause is less well studied), and estradiol levels during midlife are not associated with objective memory performance [7,8]. Depression or anxiety, if identified, is amenable to treatment, as are hot flushes, midlife stressors, poor sleep hygiene and other sleep disorders. For many women, memory symptoms during midlife represent an opportunity for her and her physician to consider interventions that may improve her quality of life.

Comentario

Los resultados de Weber y colegas [4] complementan los publicados recientemente por investigadores australianos [3]. Entre mujeres de mediana edad de la muestra de Schaafsma y colegas [3], los problemas de memoria se asociaron con peores habilidades de atención, de acuerdo a la evaluación de tareas de tiempo de reacción. Los autores también determinaron asociaciones transversales con peor memoria. Juntos, los dos estudios indican que el deterioro de la memoria subjetiva en la mediana edad puede reflejar un deterioro cognitivo objetivo, que es más coherentemente relacionada a la atención que a otros aspectos de la función cognitiva. En los análisis de Weber y sus colegas, los síntomas de memoria estuvieron más fuertemente vinculados a estado de ánimo bajo que a cualquier otra variable. Esta asociación es consistente con lo reportado en los adultos mayores y por lo tanto no de sorprender. Además, la depresión puede perjudicar el rendimiento cognitivo, y puede reducir la percepción de la función cognitiva de uno mismo. La ausencia de un fuerte vínculo con la pérdida objetiva de la memoria es tranquilizador. Aunque no se ha establecido una clara relación entre anomalías de la memoria en la mediana edad y el riesgo de demencia, en adultos mayores el declive de la memoria más allá de lo esperado sobre la base del envejecimiento normal es un predictor significativo [5,6]. Modestos descensos cognitivos en dominios aparte de la memoria parecen tener menor importancia. En el Estudio de Salud de la Mujer de Edad Media de Seattle, olvidos o dificultad para concentrarse estuvieron estrechamente relacionados con los sofocos, ansiedad, depresión, estrés percibido, salud percibida, o interrupciones del sueño [1]. Los médicos que se enfrentan con el problema de pérdida subjetiva de memoria durante la transición a la menopausia y la postmenopausia temprana deben tener en cuenta que en efecto, puede haber problemas con las habilidades atencionales. También deben considerar que la demencia durante la mediana edad es poco común; la pérdida de memoria subjetiva es común (y no se limita ni a la edad media ni a las mujeres). No hay evidencia de pérdida de memoria objetiva a través de la transición de la menopausia natural (la menopausia quirúrgica ha sido menos estudiada), y los niveles de estradiol durante la mediana edad no están asociados con el rendimiento objetivo de la memoria [7,8]. La depresión o la ansiedad, si se identifican, son susceptibles de tratamiento, así como los sofocos, los factores de estrés de la mediana edad, la mala higiene del sueño y otros trastornos del sueño. Para muchas mujeres, los síntomas de memoria durante la mediana edad representan una oportunidad para ella y su médico para considerar las intervenciones que puedan mejorar su calidad de vida.

Victor W. Henderson


Stanford University, Stanford, California, USA



    References

  1. Mitchell ES, Woods NF. Cognitive symptoms during the menopausal transition and early postmenopause. Climacteric 2011;14:252-61.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21526517

  2. Simon JA, Reape KZ. Understanding the menopausal experience of professional women. Menopause 2009;16:73-6.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18779760

  3. Schaafsma M, Homewood J, Taylor A. Subjective cognitive complaints at menopause associated with declines in performance of verbal memory and attentional processes. Climacteric 2010;13:84-98.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19722118

  4. Weber MT, Mapstone M, Staskiewicz J, Maki PM. Reconciling subjective memory complaints with objective memory performance in the menopausal transition. Menopause 2012;19:735-41.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22415562

  5. Elias MF, Beiser A, Wolf PA, Au R, White RF, DAgostino RB. The preclinical phase of Alzheimers disease: a 22-year prospective study of the Framingham cohort. Arch Neurol 2000;57:808-13.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10867777

  6. Bateman RJ, Xiong C, Benzinger TL, et al. Clinical and biomarker changes in dominantly inherited Alzheimers disease. N Engl J Med 2012. Epub ahead of print.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22784036

  7. Henderson VW. Menopause, cognitive ageing and dementia: practice implications. Menopause Int 2009;15:41-4.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19237622

  8. Henderson VW. Gonadal hormones and cognitive aging: a midlife perspective. Womens Health (Lond Engl) 2011;7:81-93.


    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21175393


El siguiente comentario es una traducción de una contribución original en Inglés enviada a los miembros el Julio 9, 2012. La traducción ha sido gentilmente efectuada por el

Dr Peter Chedraui

Estado de ánimo, menopausia e histerectomía

En un estudio reciente realizado por Gibson y sus colegas, se evaluaron los síntomas de depresión y la ansiedad en 1970 mujeres seguidas anualmente desde la premenopausia hasta por 10 años como un sub-estudio de la cohorte de SWAN (Estudio de Salud de la Mujer A través de la Nación), con el objetivo de examinar si los síntomas del estado de ánimo se vieron influidos negativamente por la histerectomía, con o sin ooforectomía bilateral, en relación con la menopausia natural [1]. Las mujeres fueron reclutadas en un entorno basado en la comunidad, que es una de las especificaciones de SWAN junto con su compromiso multiétnico [2]. Tenían 42–52 años de edad, premenopáusicas, tenía un útero intacto y al menos un ovario en la línea base, así como uno o más ciclos menstruales en los 3 meses anteriores. Los síntomas se midieron con el “Índice de Depresión del Centro de Estudios Epidemiológico”, junto a la evaluación de los cuatro elementos de ansiedad. De acuerdo con el análisis multivariado, se usaron modelos de crecimiento jerárquico para relacionar la menopausia natural, la histerectomía con la conservación de los ovarios, y la histerectomía con ooforectomía bilateral con las trayectorias de los síntomas del estado de ánimo antes y después del último período menstrual o la cirugía. Alrededor del 90% de las mujeres llegaron a la menopausia natural cerca de la décima visita anual, mientras que el 5.2% (n = 101) informó de histerectomía con ooforectomía bilateral y el 3.9% (n = 76) histerectomía con conservación de los ovarios. Los síntomas depresivos declinaron antes del último período menstrual o la cirugía (independientemente de que los ovarios se hayan conservado), y siguió disminuyendo después. No hubo diferencia significativa en la tasa media de cambio en los síntomas depresivos en relación con la menopausia natural. Tanto los síntomas depresivos y de ansiedad en general, mejoraron en el curso de la transición a la menopausia para todas las mujeres. La terapia hormonal (TH) se asoció al mismo tiempo con menores niveles de síntomas depresivos y de ansiedad, mientras que el uso de antidepresivos aumentó las puntuaciones de ansiedad. La TH fue utilizada en algún momento del estudio por la mayoría de las participantes y fue particularmente común entre las mujeres con histerectomía y la ooforectomía; pero la exclusión de los usuarios de HT, según lo declarado por los autores, no afectó la trayectoria de los cambios de los síntomas depresivos o de ansiedad.

Comentario

El inicio de la depresión en la perimenopausia, así como la asociación entre el estado de ánimo negativo y la histerectomía (con o sin ooforectomía), ha sido evaluado de manera poco concluyente en una diversidad de estudios epidemiológicos, observacionales y clínicos [3-5]. La mayoría de las mujeres no se deprimen durante la transición menopáusica. En algunas mujeres, sin embargo, los síntomas de depresión comienzan en la perimenopausia y pueden ser exitosamente tratados con TH. Los estudios transversales, que sugieren que las mujeres histerectomizadas, sin importar su estatus de ooforectomía, están más estresadas que sus controles apareados por edad con útero intacto, se oponen por otros como él aquí discutido estudio basado en la comunidad, mostrando que los síntomas del estado de ánimo mejoran para todas las mujeres y no hay ninguna diferencia al comparar la menopausia natural con la histerectomía o histerectomía más ooforectomía. De hecho, un factor importante relacionado con la cirugía y su eventual efecto sobre el estado de ánimo es la mejora física y posiblemente sexual después de una histerectomía indicada y bien realizada; esto se observa mejor en los estudios clínicos. Aunque este estudio tiene la fortaleza de un seguimiento longitudinal a través de la transición a la menopausia, hay limitaciones, parcialmente señaladas por los autores y sobre todo en referencia a la diferencia entre la selección de la muestra de este estudio y la población en general. Pero se debe prestar atención a otros factores potencialmente limitantes: el número absoluto de mujeres operadas fue pequeño (véase más arriba), y el uso de TH y sus los efectos beneficiosos fue más alta en el grupo de mujeres que reportaron histerectomía con ooforectomía bilateral (n = 80, 79%), y aún significativamente mayor en el grupo de mujeres que reportaron histerectomía con conservación de los ovarios (n = 37, el 49%) que en mujeres con menopausia natural (n = 430, 24%), p < 0.001. Además, la duración de la TH fue significativamente mayor en el grupo de histerectomía más ooforectomía bilateral (3.48 ± 2.97 DS años) que en el grupo de histerectomía sola (1.22 ± 1.76 DS años) y que en el grupo de menopausia natural (0.72 ± 1.58 DS años), p < 0.001. La variabilidad de los síntomas del estado de ánimo y la ansiedad requieren un mayor número de pacientes para los análisis pertinentes, a pesar de que el ajuste para el uso de la TH se intentó de la mejor manera. Analizar estado de ánimo, menopausia e histerectomía en estudios basados en la población, comunidad y clínico ofrecen puntos de vista muy diferentes sobre los mismos temas. Más de un tercio de las mujeres en los Estados Unidos hacia los 60 años han tenido una histerectomía, una cirugía muy común [6], pero la histerectomía parece ser un evento poco frecuente cuando se la evalúa en reportes comunitarios representativos. Esta visión es poco probable que cambie la toma de decisiones en el ámbito clínico: si llevar a cabo una histerectomía, con o sin ooforectomía, al final dependerá de la indicación adecuada para mejorar la salud física y mental.

Ewald Boschitsch

Head of the KLIMAX Menopause Clinic, Vienna, Austria

References

  1. Gibson CJ, Joffe H, Bromberger JT, et al. Mood symptoms after natural menopause and hysterectomy with and without bilateral oophorectomy among women in midlife. Obstet Gynecol 2012;119:935-41.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22525904

  2. Sowers MF, Crawford SL, Sternfeld B, et al. SWAN: a multicenter, multiethnic, community-based cohort study of women and the menopausal transition. Menopause: Biology and Pathology. New York: Academic Press, 2000:17580
  3. Harsh V, Meltzer-Brody S, Rubinow DR, Schmidt PJ. Reproductive aging, sex steroids, and mood disorders. Harv Rev Psychiatry 2009;17:87-102.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19373618

  4. Parker WH. Bilateral oophorectomy versus ovarian conservation: effects on long-term womens health. J Minim Invasive Gynecol 2010;17:1616.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20226402

  5. Ceausu I, Shakir YA, Lidfeldt J, Samsioe G, Nerbrand C. The hysterectomized woman. Is she special? The Womens Health in the Lund Area (WHILA) study. Maturitas 2006;53:2019.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16368473

  6. Keshavarz H, Hillis SD, Kieke BA, Marchbanks PA. Hysterectomy surveillance. United States 19941999. MMWR CDC Surveill Summ 2002;51:18

    Ver comentario completo »