Skip to content

Hachul H, Castro LS, Bezerra AG, Pires GN, Poyares D, Andersen ML, Bittencourt LR, Tufik S. Sofocos, insomnio, y estadios reproductivos: una observación transversalde mujeres del estudio EPISONO. J Clin Sleep Med. 2021 Jun 22. doi: 10.5664/jcsm.9432.

Objetivo
Investigar la asociación de sofocos e insomnio en mujeres pre- y postmenopáusicas.Diseño
  • El estudio se realizó con datos del Estudio Epidemiológico del Sueño de Sao Paulo (EPISONO).
  • Premenopausal women were classified as with regular menstrual cycles, anovulatory or hormonal contraceptive users. Las mujeres premenopáusicas se clasificaron como con ciclos menstruales regulares, anovuladoras o usuarias de anticonceptivos hormonales.
  • Las mujeres menopáusicas se clasificaron en perimenopausia, postmenopausia temprana o postmenopausia tardía.
  • Las mujeres que informaron síntomas frecuentes de insomnio y quejas importantes durante el día se clasificaron como con trastorno de insomnio.
  • También se identificaron alteraciones de PSG (polisomnografía) sugestivas de insomnio.
Hallazgos principales
  • La frecuencia de los sofocos fue del 42% entre las postmenopáusicas (principalmente postmenopáusicas tempranas) y del 9% entre las mujeres premenopáusicas (principalmente anovulatorias – p <0.01).
  • Aproximadamente el 18.7% presentaba trastorno de insomnio, el 48% presentaba síntomas de insomnio aislados y el 32.4% presentaba alteraciones de la PSG.
  • Comparando mujeres menopáusicas con premenopáusicas, el diagnóstico de insomnio fue similar (premenopáusicas: 18.9% frente a menopáusicas: 17.5%), pero las mujeres menopáusicas tenían más frecuentemente síntomas aislados de insomnio (premenopáusicas: 43.9% frente a menopáusicas: 55.9% – p = 0.02 ) y PSG correlacionado con el insomnio (premenopáusica: 26.5% vs. menopáusica: 42.6% – p <0.01).
  • Los sofocos fueron más frecuentes entre las mujeres con trastornos de insomnio (25.5%) y síntomas de insomnio aislados (23.0%) en comparación con las que dormían bien (12.6%) en toda la muestra (p = 0.01).
  • Entre las mujeres con menopausia tardía, la prevalencia de sofocos fue mayor tanto en mujeres con trastornos de insomnio (42.1%) como con síntomas de insomnio aislados (37.5%) en comparación con las que dormían bien (14.3% – p = 0.05).
Mensajes para llevar a casa
  • Hot flashes are associated with insomnia and PSG alterations suggestive of insomnia. Los sofocos se asocian a insomnio y alteraciones del PSG sugestivas de insomnio.
  • La prevalencia de los sofocos entre las mujeres con trastorno de insomnio es especialmente alta entre las mujeres postmenopáusicas tardías.

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34170233/


Pérez-López FR, Phillips N, Vieira-Baptista P, Cohen-Sacher B, Fialho SCAV, Stockdale CK.  Manejo de la atrofia vulvovaginal postmenopáusica: recomendaciones de la Sociedad Internacional para el Estudio de la Enfermedad Vulvovaginal. Gynecol Endocrinol. 2021;37(8):746-752. doi: 10.1080/09513590.2021.1943346.

Objetivo
Desarrollar un documento de mejores prácticas para el tratamiento de la atrofia vulvovaginal postmenopáusica (AVV).

Diseño
Revisión de la literatura realizada utilizando términos clínicos, tratamientos o intervenciones y co-morbilidad relacionada con la AVV.

Hallazgos principales

  • Existe una amplia variedad de intervenciones que pueden producir beneficios temporales para AVV. Sin embargo, existen limitaciones significativas en las publicaciones científicas sobre AVV y temas relacionados, incluidas las evaluaciones de resultados variables, la variabilidad en el rango de edad de la población y tamaños de muestra pequeños, a menudo con poco poder estadístico.
  • El manejo terapéutico de la AVV debe seguir un orden secuencial, considerando la edad, los síntomas, la salud general y la preferencia de tratamiento de la mujer.
  • Las opciones beneficiosas incluyen lubricantes, humectantes, estrógenos vaginales (estradiol, estriol, promestrieno, estrógenos conjugados), andrógenos, prasterona y la aplicación de láser.
  • En mujeres con síntomas menopáusicos generales que sean candidatas a terapia hormonal sistémica, se debe utilizar la dosis eficaz más baja.
  • El ospemifeno oral es un modulador selectivo del receptor de estrógenos eficaz para tratar la AVV. Los andrógenos sistémicos tienen un rol limitado.
  • Aunque los procedimientos con láser se utilizan comúnmente, en este momento la Sociedad Internacional para el Estudio de la Enfermedad Vulvovaginal no aprueba su uso fuera del marco de los ensayos clínicos.
  • El entrenamiento de los músculos del suelo pélvico mejora el flujo sanguíneo y la elasticidad del tejido vulvovaginal.
  • En las sobrevivientes de cáncer de mama, los humectantes y lubricantes son la terapia de primera línea. Sin embargo, la absorción limitada de dosis bajas / ultrabajas de estrógenos sugiere seguridad, especialmente en mujeres bajo tratamiento con inhibidores de la aromatasa.
  • Dado que la práctica clínica y los preparativos disponibles varían de un país a otro, este texto debe adaptarse a las circunstancias locales.
Mensaje para llevar a casa
Existe una amplia gama de opciones terapéuticas para individualizar los tratamientos de la AVV.https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34169794/  

Morin SN, Yan L, Lix LM, Leslie WD. Riesgo a largo plazo de fractura osteoporótica importante subsecuente y fractura de cadera en hombres y mujeres: un estudio observacional basado en la población con un seguimiento de 25 años.  Osteoporos Int. 2021 Jun 24. doi: 10.1007/s00198-021-06028-9.

Antecedente

  • El riesgo de sufrir fracturas osteoporóticas importantes y de cadera posteriores a una fractura inicial aumentó en ambos sexos durante 25 años, con una moderada atenuación dependiente del tiempo.
  • Este riesgo fue mayor en los hombres, lo que subraya la importancia de las estrategias de tratamiento dirigidas, especialmente en esta población sub-tratada.
  • El riesgo de fracturas subsecuentes aumenta después de una fractura índice y disminuye con el tiempo.
Objetivo
Determinar si este riesgo se mantuvo durante 25 años y evolucionó de manera similar en hombres y mujeres.Diseño
  • Utilizando bases de datos poblacionales, realizamos un estudio de cohorte emparejado en 16,876 hombres y 39,230 mujeres ≥ 50 años que sufrieron una fractura índice durante 1989-2006.
  • Las tasas de fracturas osteoporóticas subsecuentes importantes (FOI) y fracturas de cadera hasta 2016 se compararon con las tasas de los controles emparejados (n = 160,983).
  • Se estimaron las incidencias acumulativas estratificadas por edad y sexo hasta los 25 años en presencia de mortalidad competitiva.
  • Se estimaron las razones de riesgo (HR) con intervalos de confianza (IC) del 95% para las fracturas posteriores para cada una en los primeros 15 años de seguimiento con una categoría final ≥ 15 años, ajustada por comorbilidades.
Hallazgos principales
  • El riesgo de FOI y fracturas de cadera se mantuvo elevado hasta los 25 años en ambos sexos.
  • La incidencia acumulada de fracturas fue mayor en los casos que en los controles en ambos sexos y en todas las categorías de edad, excepto en los > 90 años.
  • Los cocientes de tasas crudos para la FOI subsecuente fueron 2.5 (IC 95%: 2.3-2.7) en los hombres y 1.6 (IC 95%: 1.6 a 1.7) en las mujeres y fueron mayores en los grupos de edad más jóvenes.
  • Los HR ajustados (HRa) para la FOI subsecuente fueron más altos en los hombres que en las mujeres durante el primer año (HRa de los hombres 2.6, IC 95%: 2.1-3.3; HRa de las mujeres 1.6, IC 95%: 1.4-1.7).
Mensaje para llevar a casa
El riesgo de fracturas subsecuentes posteriores a una fractura inicial aumentó durante 25 años y la magnitud del riesgo fue inicialmente mayor en hombres que en mujeres.

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34165587/

 


Cho H, Gu MS, Won CW, Kong HH. Impacto de la menopausia natural prematura en la composición corporal y la función física en mujeres mayores: un estudio de cohorte de fragilidad y envejecimiento de Corea.  Medicine (Baltimore). 2021 Jun 25;100(25):e26353. doi: 10.1097/MD.0000000000026353.

Antecedente

  • La menopausia prematura inducida acelera la tasa de cambios en la composición corporal (disminución de la masa muscular esquelética y aumento de la masa grasa) y deteriora la función física.
  • Sin embargo, pocos estudios se han centrado en el impacto de la menopausia natural prematura.
Objetivo
Investigar el impacto de la edad de menopausia natural (EMN) sobre la composición corporal y la función física en mujeres mayores.Diseño
  • Utilizando datos del estudio de cohorte de fragilidad y envejecimiento de Corea, se reclutó para este estudio a 765 mujeres ancianas de 70 a 85 años que vivían en la comunidad y que experimentaron menopausia natural.
  • La composición corporal se midió mediante absorciometría de rayos X de energía dual.
  • La función física se evaluó mediante la fuerza de agarre, el test cronometrado “up and go” (TUG) y el cuestionario de rendimiento físico corto (CRFC).
  • Las participantes se clasificaron en 4 grupos según su EMN: <40 años (menopausia natural prematura, MNP), 40 a 44 años (menopausia natural temprana, MNT), 45 a 54 años (menopausia normal, MN) y ≥55 años (menopausia tardía, MT).
Hallazgos principales
  • No hubo diferencias significativas en los parámetros de composición corporal, como el índice de masa de músculo esquelético apendicular (MNP: 5.90 ± 0.90 vs MNT: 5.91 ± 0.70 vs MN: 5.85 ± 0.73 vs MT: 5.90 ± 0.75, kg/m2, P = 0.75) y el índice de masa grasa del tronco (MNP: 19.4 ± 3.9 vs MNT: 19.9 ± 4.4 vs MN: 19.9 ± 3.9 vs MT: 20.0 ± 3.8%, P = 0.87) entre los grupos.
  • En la evaluación de la función física, no hubo diferencia significativa entre los grupos en la fuerza de agarre (MNP: 19.8 ± 0.6 vs MNT: 20.3 ± 0.4 vs MN: 20.6 ± 0.2 vs MT: 20.6 ± 0.4, kg, p = 0.53).
  • Sin embargo, en el TUG (MNP: 11.8 ± 0.4 vs MNT: 10.3 ± 0.3 vs MN: 10.6 ± 0.1 vs MT: 10.2 ± 0.3, segundos, p <0.01) y el CRFP (MNP: 10.0 ± 0.2 vs MNT: 10.5 ± 0.2 vs MN: 10.6 ± 0.1 vs MT: 10.8 ± 0.2, puntos, p <0.05), el grupo MNP mostró valores significativamente más bajos que los otros grupos.
  • No hubo diferencia en la función física entre los grupos excepto el de MNP.
Mensajes para llevar a casa
  • La menopausia natural prematura no afectó la composición corporal en las mujeres mayores, pero se asoció con un deterioro de la función física.
  • Por lo tanto, se debe prestar más atención a la prevención del deterioro de la función física causado por la menopausia natural prematura en mujeres mayores.

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34160403/


Matthews KA, Lee L, Kravitz HM, Joffe H, Neal-Perry G, Swanson L, Evans MA, Hall MH. Influencia de la transición menopáusica en las características polisomnográficas del sueño: un análisis longitudinal. Sleep. 2021 Jun 3:zsab139. doi: 10.1093/sleep/zsab139.

Objetivo
Evaluar cómo el cambio en el estado de la menopausia se relaciona con el análisis espectral y las medidas polisomnográficas de las características del sueño.

Diseño

  • El estudio auxiliar del sueño del Estudio de la Salud de la Mujer en Toda la Nación (SWAN) evaluó las características del sueño de 159 mujeres que eran inicialmente premenopáusicas o perimenopáusicas tempranas y repitieron la evaluación cerca de 3.5 años después, cuando 38 eran premenopáusicas o perimenopáusicas tempranas, 31 perimenopáusicas tardías, y 90 postmenopáusicas.
  • Las participantes se sometieron a polisomnografía ambulatoria en el hogar durante 2 a 3 noches.
  • Se calculó la potencia EEG promedio en las bandas de frecuencia delta y beta durante el sueño NREM y REM, y la duración del sueño, la vigilia después del inicio del sueño (VDIS) y el índice de apnea hipopnea (IAH) se basó en el sueño puntuado visualmente.
Hallazgos principales
  • Las mujeres que pasaron a la postmenopausia habían aumentado la potencia del EEG beta NREM en la segunda evaluación, en comparación con las mujeres que permanecieron premenopáusicas o perimenopáusicas tempranas; ninguna otra medida del sueño varió por el cambio en el estado de la menopausia.
  • En modelos multivariados las asociaciones se mantuvieron; los controles estadísticos para los sofocos autoinformados no explicaron los hallazgos.
  • En el análisis secundario, la potencia beta de NREM en la segunda evaluación fue mayor entre las mujeres que pasaron a la postmenopausia después de los ajustes para la potencia beta de NREM inicial.
Mensajes para llevar a casa
  • La duración del sueño y VDIS no variaron según el grupo de transición de la menopausia en las evaluaciones.
  • De acuerdo con el análisis transversal previo, la elevada potencia del EEG beta en el sueño NREM fue evidente entre las mujeres que pasaron a la postmenopausia, lo que sugiere que, independientemente de los bochornos autoinformados, la transición menopáusica se asocia con una hiperactivación fisiológica durante el sueño.

Si desea comentar o aportar a la menopausia Nuestro Mundo, envíe un correo electrónico Editor, Peter Chedraui, por lo peter.chedraui@cu.ucsg.edu.ec.
International Menopause Society

Install International Menopause Society - DEV

Install this application on your home screen for quick and easy access when you’re on the go.

Just tap then “Add to Home Screen”

DBS Check Online Certified