Skip to content

Resumen

García-Alfaro y colaboradores [1] publicaron los resultados de un estudio transversal que tuvo como objetivo determinar el impacto de la edad, la edad de la menopausia, el índice de masa corporal (IMC) y la densidad mineral ósea (DMO) lumbar y de la cadera sobre la fuerza muscular de 392 mujeres postmenopáusicas jóvenes (65 años o menos), sin discapacidades físicas y con niveles séricos normales de 25-hidroxivitamina D (≥ 30 ng/ml). Analizaron variables como la edad, la edad de inicio de la menopausia, el IMC, la DMO (medida con exploración DXA y expresada como puntuaciones T lumbares y de cadera) y la fuerza de agarre de la mano dominante (medida con un dinamómetro digital). La edad media de toda la muestra fue de 57.30 ± 3.69 años con una edad media de inicio de la menopausia de 50.46 ± 2.16 años y un IMC promedio de 24.93 ± 3.78 k/m2. Los resultados promedios de la DXA fueron una puntuación T lumbar de -1.16 ± 1.18 y una puntuación T media de la cadera de -0.98 ± 0.93. La fuerza de prensión media de la mano dominante fue de 24.10 kg, con un 12.2% (48/392) de las mujeres diagnosticadas con dinapenia (valor de corte <20 kg). Hubo una correlación inversa débil pero significativa entre la fuerza de agarre en la mano dominante y la edad (r = -0.131, p = 0,009). El análisis de regresión logística multivariante determinó que una edad más temprana de inicio de la menopausia (50 años o menos) se asoció significativamente con un mayor riesgo de dinapenia (OR 2.741, IC del 95%: 1.23-6.11, p = 0.014). No se encontró otra asociación significativa con las otras variables. Los autores concluyen que el 12.2% de la población postmenopáusica joven estudiada con estado normal de vitamina D tenía dinapenia. La edad femenina y la edad de la menopausia se correlacionaron significativamente con un mayor riesgo de dinapenia.

Comentario

Durante la transición de la menopausia y los primeros años de la postmenopausia, el agotamiento progresivo de los estrógenos provoca la pérdida de masa ósea debido a un desequilibrio entre la resorción ósea y la formación de hueso. Además, hay una reducción de la masa muscular y la fuerza y una redistribución de la grasa corporal de la periferia a la región abdominal [2,3]. Existe un interés creciente en los últimos años por la asociación de dinapenia, definida como la pérdida de fuerza muscular relacionada con la edad, el IMC y la nutrición. De hecho, se ha observado una correlación directa entre la fuerza muscular y la masa ósea, es decir, una menor fuerza de prensión de la mano se correlaciona con una menor DMO y, por tanto, una mayor tasa de fracturas vertebrales [4]. La fuerza de agarre de la mano se puede medir con un dinamómetro de mano, siendo una prueba fácil / simple y rápida de realizar en el escenario clínico, y lo más importante es el hecho de que la fuerza de agarre de la mano se correlaciona con la fuerza de la pierna. Aunque el IMC se ha utilizado para evaluar el estado nutricional, este índice no es tan apropiado como la DXA para valorar la composición corporal. Como afirman los autores, aunque el peso corporal está relacionado con la DMO, cuando la composición corporal se analiza con DXA, la grasa corporal total es el mejor predictor del estado óseo. El estado de la vitamina D es otro factor importante que se correlaciona con la función muscular, la fuerza y el equilibrio, sin mencionar su rol sobre el estado óseo de las mujeres mayores.

A pesar de todos estos hechos, la asociación entre la edad y la edad de la menopausia y la fuerza muscular y el riesgo de dinapenia en mujeres postmenopáusicas con un estado normal de vitamina D aún no está clara, por lo que los autores se propusieron determinar el rol de la edad y la edad de inicio de la menopausia sobre la fuerza muscular. Los autores [1] encontraron que el 12.2% de las mujeres postmenopáusicas jóvenes con niveles normales de vitamina D tenían dinapenia, en la que la edad y la edad de inicio de la menopausia estaban implicadas como factores de riesgo. Los estudios relacionados con la sarcopenia (reducción de la masa muscular), la osteosarcopenia y la fragilidad han aumentado durante los últimos años y se han publicado diferentes artículos, meta-análisis y consensos que incluyen intervenciones preventivas y curativas [5-7]. A pesar de esto, la dinapenia, que probablemente sea el primer paso hacia el envejecimiento y deterioro muscular, ha recibido menos atención. Por tanto, la identificación y el tratamiento de esta entidad debe ser prioritario entre las mujeres postmenopáusicas aparentemente sanas, y más importante entre aquellas con una dieta de baja calidad y escasa actividad física, antes de que se instaure la sarcopenia u osteosarcopenia. En este sentido, entre los adultos mayores, realizar ejercicio tiene beneficios sobre el IMC, la fuerza de agarre, la velocidad de la marcha y la calidad de vida [8,9].

El presente estudio tuvo dos limitaciones, primero, todas las participantes tenían niveles normales de vitamina D, por lo tanto, no se hicieron comparaciones con un grupo de mujeres con características similares pero niveles bajos de vitamina D, y segundo, no se exploró información sobre el grado individual de actividad física y ejercicio, lo que podría haber dado datos sobre su influencia sobre la fuerza muscular. A pesar de estas limitaciones, se encontró que el 12.2% de esta serie postmenopáusica joven, con estado normal de vitamina D, tenía dinapenia. Se observó una débil correlación inversa entre la fuerza de prensión y la edad femenina; y una edad más temprana de la menopausia se asoció con un mayor riesgo de dinapenia. La fuerza de agarre manual es una prueba que se puede aplicar fácil y rápidamente durante la práctica clínica de rutina y proporciona información importante sobre la función muscular. Un desafío futuro y urgente sería buscar definiciones, dietas y suplementos apropiados, a fin de reducir el riesgo de dinapenia y así reducir la prevalencia de sarcopenia en la creciente población de mujeres mayores.

Peter Chedraui, MD, PhD
Instituto de Investigación e Innovación en Salud Integral
Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, Guayaquil, Ecuador

Referencias

  1. Garcia-Alfaro P, Garcia S, Rodríguez I, Tresserra F, Pérez-López FR. Factors related to muscle strength in postmenopausal women aged younger than 65 years with normal vitamin D status. Climacteric. 2019;22(4):390-394.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30652954/
  2. Newman AB, Lee JS, Visser M, et al. Weight change and the conservation of lean mass in old age: the Health, Aging and Body Composition Study. Am J Clin Nutr. 2005;82(4):872-8.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16210719/
  3. van Geel TA, Geusens PP, Winkens B, Sels JP, Dinant GJ. Measures of bioavailable serum testosterone and estradiol and their relationships with muscle mass, muscle strength and bone mineral density in postmenopausal women: a cross-sectional study. Eur J Endocrinol. 2009;160(4):681-7.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19174532/
  4. Dixon WG, Lunt M, Pye SR, et al.; European Prospective Osteoporosis Study Group. Low grip strength is associated with bone mineral density and vertebral fracture in women. Rheumatology (Oxford). 2005;44(5):642-6.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15728415/
  5. Sanchez-Rodriguez D, Marco E, Cruz-Jentoft AJ. Defining sarcopenia: some caveats and challenges. Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2020;23(2):127-132.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31789867/
  6. Hita-Contreras F, Bueno-Notivol J, Martínez-Amat A, Cruz-Díaz D, Hernandez AV, Pérez-López FR. Effect of exercise alone or combined with dietary supplements on anthropometric and physical performance measures in community-dwelling elderly people with sarcopenic obesity: A meta-analysis of randomized controlled trials. Maturitas. 2018;116:24-35.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30244776/
  7. Stuck AK, Mäder NC, Bertschi D, Limacher A, Kressig RW. Performance of the EWGSOP2 Cut-Points of Low Grip Strength for Identifying Sarcopenia and Frailty Phenotype: A Cross-Sectional Study in Older Inpatients. Int J Environ Res Public Health. 2021;18(7):3498.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33800552/
  8. Jiménez-García JD, Martínez-Amat A, De la Torre-Cruz MJ, et al. Suspension Training HIIT Improves Gait Speed, Strength and Quality of Life in Older Adults. Int J Sports Med. 2019;40(2):116-124.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30605922/
  9. Schoufour JD, Tieland M, Barazzoni R, et al. The Relevance of Diet, Physical Activity, Exercise, and Persuasive Technology in the Prevention and Treatment of Sarcopenic Obesity in Older Adults. Front Nutr. 2021;8:661449.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34109204/

La IMS se complace en anunciar el lanzamiento de nuestro sitio web recientemente rediseñado  www.imsociety.org 

El nuevo sitio web proporciona un fácil acceso a nuestros recursos educativos y contenido exclusivo solo para miembros.Las nuevas características del sitio web incluyen:
  • solicitud de afiliación en línea simplificada;
  • capacidad para hacer reservas en eventos en línea y ver grabaciones de eventos anteriores;
  • Registro al programa IMPART;
  • Función de traducción de texto del sitio web;
  • foro de discusión de miembros; y
  • recursos educativos para mujeres.

Los miembros de la IMS pueden iniciar sesión en el nuevo sitio con su nombre de usuario y contraseña existentes.

Visite www.imsociety.org  con regularidad para obtener nuestra más reciente información y recursos actualizados para profesionales proveedores de salud y mujeres.


Si desea agregar un comentario o contribuir a una discusión basada en este tema, comuníquese con Menopause Live Editor, Peter Chedraui at peter.chedraui@cu.ucsg.edu.ec.

International Menopause Society

Install International Menopause Society - DEV

Install this application on your home screen for quick and easy access when you’re on the go.

Just tap then “Add to Home Screen”

DBS Check Online Certified