Skip to content

Resumen

Una estrategia médica de ejercicio y una pérdida de más del 5% del peso inicial puede mejorar las comorbilidades y las enfermedades cardiovasculares asociadas con la obesidad en los ancianos, como lo abordaron Buch y colaboradores [1]. La obesidad se ha definido como un índice de masa corporal (IMC) de >30 k/m2 en hombres y mujeres y ancianos a partir de los 65 años. La combinación de pérdida de peso y actividad física da como consecuencia un mejor resultado que la actividad física o la dieta solas. La obesidad está asociada con el síndrome metabólico, la diabetes tipo 2 (DT2), la fibrilación auricular, el deterioro cognitivo, los eventos tromboembólicos y la apnea del sueño, solo por mencionar algunos. Las personas obesas que envejecen también corren el riesgo de fragilidad, problemas de movilidad y discapacidad debido a la sarcopenia y los efectos metabólicos de la obesidad. Estas alteraciones físicas y metabólicas impactan en la calidad de vida del individuo. También hay ritmos circadianos interrumpidos y trastornos del sueño relacionados con malos resultados de salud. Comer tarde en la noche o por la noche puede afectar los sistemas metabólicos de los tejidos porque el momento y el contenido nutricional de la comida principal contribuyen a establecer los ritmos circadianos. Convertir la comida principal de la noche a la mañana [mañana grande y tarde pequeña] es una estrategia potencial para perder peso y mejorar la obesidad y la DT2. El ayuno intermitente, al retrasar la ingesta de alimentos más allá del ayuno nocturno hasta por 14 horas, se ha descrito como efectivo para perder peso [2]. El ayuno intermitente reduce el deterioro cognitivo en animales pequeños y podría ser útil para prevenir la demencia senil [2]. El ayuno intermitente puede disminuir la inflamación y potencialmente aumentar la autofagia en el cerebro [3,4]. La cirugía bariátrica puede acelerar la pérdida de peso en los ancianos sin evidencia de mayores complicaciones quirúrgicas en comparación con las personas más jóvenes. Las alteraciones dietéticas de estas intervenciones afectan múltiples índices de salud y dan como resultado una desaceleración del envejecimiento con una mayor longevidad. La combinación de ejercicio y una modificación dietética específica del paciente puede resultar en el logro de objetivos individuales de pérdida de peso. La recomendación para mejorar la salud incluye intervención dietética y actividad física de tan solo 150 minutos por semana que incluya ejercicio aeróbico, fuerza muscular, flexibilidad y equilibrio. El proveedor de atención médica debe aconsejar a los ancianos que se requiere continua motivación y constancia para demostrar una mejoría en la pérdida de peso, la tolerancia al ejercicio y la salud en general.

Comentario

El artículo que se está comentando de Buch y colaboradores [1] es una lectura obligada para manejar la obesidad a cualquier edad. Los autores se dirigen a personas ancianas que son obesas y que podrían y deberían ser tratadas agresivamente para reducir la morbilidad y la mortalidad asociadas con la obesidad [1]. Aunque el manuscrito se dirige a los ancianos, una estrategia de salud preventiva para la obesidad a cualquier edad debería utilizar estas recomendaciones. Las mejoras en la función y la salud se pueden notar con ejercicio y dieta, mientras que una intervención quirúrgica bariátrica podría ser considerado con aumento limitado o nulo del riesgo a pesar de la edad del anciano. El aumento de la obesidad en los ancianos a menudo se asocia con sarcopenia, una pérdida de masa muscular que contribuye a un mayor deterioro físico funcional y la necesidad de una mayor asistencia para una vida normal [5]. Para contrarrestar estos aspectos del declive metabólico y físico, se requiere una intervención individual con un enfoque planificado que incluya proteína dietética, vitamina D, micronutrientes (vitaminas y minerales), ejercicio y una dieta baja en calorías para prevenir la pérdida ósea y el desgaste muscular [1,6,7]. Este menú puede ser diseñado para abordar las necesidades y condiciones específicas del paciente. Los conceptos presentados para los ancianos pueden generalizarse a la obesidad a cualquier edad. Lo más importante es que iniciar la intervención a una edad anterior a los 65 años debería reducir aún más la morbilidad y la potencial mortalidad vinculadas al incremento de la edad.  La obesidad no se limita a las personas mayores, de hecho existe en todas las edades y es una condición crónica que debe ser atendida de inmediato con un plan de atención integral e individualizado. En el manuscrito se presentan otras intervenciones terapéuticas para la pérdida de peso, como el uso de inhibidores de GLP1 (es decir, liraglutida y semaglutida). Estos medicamentos aumentan la saciedad (la sensación de saciedad) y pueden resultar en una pérdida de peso significativa. La banda gástrica o el bypass gástrico se pueden realizar a cualquier edad y especialmente en ancianos sin aumento aparente de la morbimortalidad. La decisión de utilizar un abordaje quirúrgico debe tomarse después de una cuidadosa consideración del individuo y sus esfuerzos por mejorar con intervenciones conductuales y médicas como tratamiento de primera línea. El mejor resultado para la persona anciana obesa es un enfoque individualizado que incluya la modificación de la dieta con movimiento corporal diario (ejercicio) para lograr la meta de pérdida de peso y mejorar la función física y mental.

David F. Archer, MD
Profesor de Obstetricia & Ginecología
Escuela de Medicina de Eastern Virginia
Norfolk, Virginia, EEUU

Referencias

  1. Buch A, Marcus Y, Shefer G, Zimmet P, Stern N. Approach to Obesity in the Older Population. J Clin Endocrinol Metab. 2021;106(9):2788-2805.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34406394/
  2. de Cabo R, Mattson MP. Effects of Intermittent Fasting on Health, Aging, and Disease. N Engl J Med. 2019;381(26):2541-2551.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31881139/
  3. Eshraghi M, Adlimoghaddam A, Mahmoodzadeh A, et al. Alzheimer’s Disease Pathogenesis: Role of Autophagy and Mitophagy Focusing in Microglia. Int J Mol Sci. 2021;22(7):3330.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33805142/
  4. Festa BP, Barbosa AD, Rob M, Rubinsztein DC. The pleiotropic roles of autophagy in Alzheimer’s disease: From pathophysiology to therapy. Curr Opin Pharmacol. 2021;60:149-157.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34419832/
  5. Colleluori G, Villareal DT. Aging, obesity, sarcopenia and the effect of diet and exercise intervention. Exp Gerontol. 2021;155:111561.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34562568/
  6. Bičíková M, Máčová L, Jandová D, Třískala Z, Hill M. Movement as a Positive Modulator of Aging. Int J Mol Sci. 2021;22(12):6278.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34208002/
  7. McCarthy D, Berg A. Weight Loss Strategies and the Risk of Skeletal Muscle Mass Loss. Nutrients. 2021;13(7):2473.
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34371981/

La IMS se complace en anunciar el lanzamiento de nuestro sitio web recientemente rediseñado  www.imsociety.org 

El nuevo sitio web proporciona un fácil acceso a nuestros recursos educativos y contenido exclusivo solo para miembros.Las nuevas características del sitio web incluyen:
  • solicitud de afiliación en línea simplificada;
  • capacidad para hacer reservas en eventos en línea y ver grabaciones de eventos anteriores;
  • Registro al programa IMPART;
  • Función de traducción de texto del sitio web;
  • foro de discusión de miembros; y
  • recursos educativos para mujeres.
Visite www.imsociety.org  con regularidad para obtener nuestra más reciente información y recursos actualizados para profesionales proveedores de salud y mujeres.

Si desea agregar un comentario o contribuir a una discusión basada en este tema, comuníquese con Menopause Live Editor, Peter Chedraui at peter.chedraui@cu.ucsg.edu.ec.

International Menopause Society

Install International Menopause Society - DEV

Install this application on your home screen for quick and easy access when you’re on the go.

Just tap then “Add to Home Screen”

DBS Check Online Certified